Feliz

“A mí me han puesto en el mundo para ser feliz.”

En Pequeña historia de elefantes y cacharrerías, obra conjunta de Carmen de la Rosa y José Pablo Pérez.

4 comentarios en «Feliz»

  1. A mi una vez una gaviota me mordió un pezón. A lo mejor fue porque pensó que quería variar su epitafio. Si pensó eso se equivocó. Lo único que quise hacer es mantenerlo. De todos modos siempre es importante saber que un animal no piensa como una animal hombre, de hecho cabe pensar que ni piensan, muchos estudios con base cientificista así lo comprueban. Pero bueno…Lo importante es saber que donde hay peligro crece también lo que salva. Aunque no prueben a ir por ahí mordiendo pezones y volando sin tener alas porque su epitafio puede acabar variando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*