El éxito

«…
El ser humano está domesticado. Nos hemos autodomesticado. Hemos subvertido los valores naturales para acomodarnos a un orden social, arbitrario y funcional.
(…)
Como homínidos tenemos programada la percepción del éxito en relación a la superación de peligros reales para nuestra supervivencia, sin embargo buscamos esa sensación de éxito a través de asuntos laborales, económicos, burocráticos… Así que triunfemos o no en esos asuntos, no cunde. Nuestro percepción instintiva del éxito se alimenta de otros triunfos más simples, como el de seguir con vida o el de no tener piojos.
…»

El filósofo y periodista Rodrigo Sánchez Solís.
En la imagen, una representación de la pirámide de Maslow.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*