3 comentarios en «Prohibido el paso a toda persona ajena»

  1. claro, dejarse pisar el cerebro es cosa íntima, reservada. mejor advertir que curar, que hay huellas que ya no podremos borrar, aunque queramos, como las del cemento que una vez fue fresco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*