1 comentario en «Poesía del dolor: Fascículo 5»

  1. como una suerte de hipersensibilidad, no? aunque con tener una sensibilidad medianita también pasa, nos resulta un mundo de lija, inapelable, implacable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*