Ese fatalismo cotidiano

«…
Mariola estaba en esa edad en la que se acepta que los días no traerán ya muchas alegrías. Llevaba una buena temporada evitando emprender proyectos, y estaba convencida de que no le podían salir al paso más que desgracias.
…»

Donde dije bueno digo basta de Eva-Carla Marcos.

2 comentarios en «Ese fatalismo cotidiano»

  1. yo si fuera mariola llamaría al señor de sants. quién sabe, oye, igual le cambia la manera de ver el mundo y se le quitan las ganas de rendirse, o algo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*