El espíritu de la época de la contradicción

«…
– (…) ¡Te contradices! (…)
– Sí, ¿y qué? Me contradigo, no me parece para tanto: el mundo entero se contradice a cada momento… ¡Incluso sin malas intenciones!
…»

Debate encendido entre contertulios, cuyos nombres no recuerdo, en una radio de madrugada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*