Hablar solos

«…
Los que sacan partido, sanamente, a hablar solos, lo cuentan. Desconfíe de quienes no lo reconozcan abiertamente.
(…)
Algunas personas que hablan solas piensan y luego verbalizan, incluso teatralizan. Esto implica un cierto devenir interno, una metaconciencia, quizás incluso patológica. En este punto es habitual que el que habla solo, use un álter ego que le sirva de punto de referencia o de confesor. Este álter ego le ayuda a sopesar su propia reflexión y confirmar si sus conclusiones son acertadas. Las personas que no hablan solas abordan estos asuntos de otras formas.
(…)
En caso de ser bilingüe y tener tendencia a hablar sin pensar es bueno hablar prioritariamente en la que se domina menos, para no hablar en modo piloto automático.
(…)
Para que un álter ego funcione y cumpla su cometido, el que interpela es el de fuera. No es bueno teatralizar la propia opinión ya que si el objetivo es dejar de hablar solo, será más fácil hacer desaparecer al de fuera.
…»

Algunos fragmentos de Instrucciones para hablar solos, obra conjunta de varios psicólogos.

Coleccionado en Fragmentos estelares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*