Cosas que se dicen levantando el dedo

“…
-¡Eh! -chistó sonoramente para llamar su atención y alzó el índice– No te confundas, ¿eh? –como era de esperar Gerard encajó aquí otra pausa enfática- Que yo soy rico porque lo he elegido yo.
Mantuvo el dedo en alto aún unos segundos más.
Adrian estalló.
-De entre todas las cosas que olvidas te recordaré dos: tu dinero es de tus padres y tú no has elegido nada.
La cosa siguió media hora más. Después de aquella tarde se verían con impostada normalidad tres o cuatro veces durante el verano y ya no volverían a encontrarse hasta ayer.
…”

En el cuento El fondo de los ojos de Anabella Lomas.

Coleccionado en Fragmentos estelares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*