Comerse la cabeza

«…
La capacidad de preocupación de la mente humana podría explicarse con una constante, un valor personal que cuantifica el esfuerzo que cada persona dedica a preocuparse, haya motivos o no. Dicho de otra manera, y usando una de esas expresiones populares tan llenas de sabiduría y acierto: Quien no tiene su propia cruz, se la hace con dos palitos.
…»

Fragmento del ensayo Terapias actuales para el mundo de hoy del doctor Gabriel Solano.

Coleccionado en Fragmentos estelares
2 Comentarios en “Comerse la cabeza
  1. raúl dice:

    y si no encuentra palitos usa los de otra persona, contaminándola, o contaminándose. los problemas son peores que los conejos, en temas de reproducción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*